Listado de patologías

Bienvenido

Las patologías que aparecen en el siguiente listado son las enfermedades que representan los socios de FEDER. Si deseas consultar información sobre una patología que no está en este listado ponte en contacto con el Servicio de Información y Orientación de FEDER:

 

Teléfono de Atención: 91 822 17 25

E-mail de contacto: sio@enfermedades-raras.org

 

La información aquí proporcionada se basa en artículos científicos publicados. Estos textos generales quizás no se pueden aplicar a casos específicos, debido a la amplia variabilidad en la expresión de la enfermedad. Dada la rareza de estas enfermedades, los tratamientos descritos en los resúmenes no siempre están basados en la evidencia. La información contenida en los resúmenes no pretende sustituir las recomendaciones y directrices específicas existentes a nivel local, regional o nacional. Alguna información podría parecer impactante. Es de suma importancia corroborar con un profesional médico si la información proporcionada es relevante o no para cada caso específico.

La información aquí recogida tiene como fuente, en la mayoría de los casos, Orphanet, y en unos pocos casos, ha sido proporcionada por alguna asociación de referencia de la patología. En ningún caso la autoría de dicha información es de FEDER.

Puede suceder que se genere nuevo conocimiento entre actualizaciones y que aún no aparezca reflejado en la reseña de la enfermedad. La fecha de la última actualización está indicada. Siempre se recomienda a los profesionales consultar las publicaciones más recientes antes de tomar cualquier decisión basada en la información proporcionada.

La información disponible en este apartado no pretende reemplazar a la proporcionada por los profesionales de la salud. FEDER no se responsabiliza del uso perjudicial, parcial o erróneo de cualquier información encontrada en esta web.

 

Patología

Trastornos Psicógenos del Movimiento

Tipo:

Trastornos mentales y del comportamiento

Prevalencia

OMIM

ORPHANET

71519

CIE

F44.4

Descripción

Los trastornos psicógenos del movimiento (PMD) son trastornos del movimiento que no se pueden atribuir a ninguna enfermedad estructural o neuroquímica conocida, sino que representan la manifestación de una enfermedad psiquiátrica subyacente o de una simulación. La mayoría de los casos de PMD entran en la categoría de diagnóstico psiquiátrico de los trastornos de conversión del subtipo motor. La prevalencia es desconocida. De aparición durante la adolescencia o la edad adulta, el PMD se puede presentar con todo el espectro de movimientos observados en los trastornos del movimiento (temblor, distonía, corea, bradiquinesia, mioclonías, tics, atetosis, balismo, falta de coordinación cerebelosa), y puede afectar también al habla y a la marcha. Normalmente, los PMD se manifiestan con movimientos complejos de múltiples fenomenologías diferentes, por lo general incongruentes, con un trastorno del movimiento orgánico y que afecta a varias regiones del cuerpo. El temblor parece ser el fenómeno más frecuentemente observado, seguido de la distonía, la bradiquinesia, las mioclonías y otros movimientos anómalos más inusuales. La mayoría de los sujetos afectados presentan dos o más fenómenos. Los síntomas suelen aparecer repentinamente, y alcanzan rápidamente la máxima gravedad de los mismos y la discapacidad. Otras características típicas son: la lentitud deliberada de movimientos, la distracción, la variabilidad, la sugestionabilidad, los síntomas paroxísticos, y la resolución de los síntomas con la administración de placebo o cuando el paciente no es consciente de estar siendo observado. Con frecuencia, el PMD va acompañado de otros síntomas psicógenos como falsa debilidad, hallazgos sensoriales o dolor excesivo. La depresión y la ansiedad son comunes. Los PMD entran en una de estas tres categorías: trastornos somatomorfos, trastornos facticios y simulación. Los trastornos somatomorfos abarcan los trastornos de conversión y los trastornos de somatización. Los trastornos facticios hacen referencia a síntomas que son producidos de forma intencional para lograr algún beneficio psicológico, mientras que la simulación es la producción intencionada de síntomas para conseguir una ganancia material. El diagnóstico se basa generalmente en la clínica, pero algunas pruebas complementarias pueden resultar de utilidad. El análisis del temblor y del mioclono basado en la electromiografía puede ser utilizado para distinguir entre temblor y mioclono psicogénico y aquéllos de origen orgánico. En aquellos casos de parkinsonismo psicogénico difíciles de diagnosticar, se han utilizado en ocasiones técnicas de neuroimagen con [123-I] beta-CIT SPECT y [18-F] DOPA-PET para excluir una etiología orgánica. Criterios importantes en el manejo de estos pacientes son evitar la iatrogenia por pruebas invasivas innecesarias o medicamentos inapropiados, el diagnóstico precoz y preciso y la facilitación del tratamiento psiquiátrico adecuado. Los ensayos clínicos son escasos, pero la literatura disponible sugiere que una combinación de psicoterapia con medicación psiquiátrica individualizada (con el fin de tratar condiciones coexistentes como depresión o ansiedad) puede resultar beneficiosa. El pronóstico de los PMD es variable, pero es mejor que la de los pacientes con otras quejas somatoformas como síntomas sensoriales, debilidad o dolor. La presencia de comorbilidad psiquiátrica (depresión o trastornos de ansiedad) es un factor de pronóstico favorable. Los síntomas de larga duración, el inicio insidioso de movimientos y el diagnóstico psiquiátrico primario de hipocondría, un trastorno facticio o de simulación son factores pronósticos negativos. Si no se trata, el PMD tiende a hacerse crónico, y el seguimiento de varias series de pacientes muestra síntomas persistentes en un 65-95 % de los mismos. Revisores expertos Dr Vanessa HINSON Última actualización: Enero 2007

 

Entidades relacionadas: